El doctor en medicina y especialista en ginecotología Justo Alonso y el médico y sexólogo argentino Gabriel Femopase traen a Uruguay Refemm, un tratamiento simple, seguro y de carácter ambulatorio, que promete mejorar la vida sexual de las mujeres.

Al igual que la piel, el tejido vaginal está compuesto por fibras de colágeno que le otorgan tensión y flexibilidad. Refemm utiliza un láser de CO2 para tratar la zona, contrayendo las fibras del tejido y estimulando la formación natural de nuevo colágeno. Esto mejora la funcionalidad del área vaginal normalizando el flujo sanguíneo, incrementando la lubricación, fomentando la resistencia inmunológica y restaurando la fuerza y la elasticidad de las paredes vaginales.

“Los genitales sufren cambios con el paso del tiempo y algunos pueden ser corregibles con estos procedimientos que apuntan a mejorar la calidad de vida, algo que está considerado un derecho humano”, subrayó Femopase.  El profesional remarcó que el 80% de las mujeres con más de 40 años tiene una dificultad sexual.

Este tipo de tratamiento puede ser indicado a cualquier edad, siempre y cuando la mujer presente síntomas como hiperlaxitud vaginal, incontinencias leves y medias, sequedad vaginal e infecciones recurrentes.

“Tanto una mujer joven que ha pasado por un embarazo, por ejemplo, como una de 80 años pueden realizarlo”, remarcó Femopase, quien aseguró que el procedimiento tiene un alto nivel de satisfacción en mejorar la vida de las mujeres desde el punto de vista sexual y desde el día a día, ya que evita molestias.

El tratamiento -que no requiere internación y es de carácter ambulatorio- lleva pocos minutos y es similar a una ecografía transvaginal. Las sesiones pueden variar entre dos y cuatro y la distancia media entre una y otra es de aproximadamente 45 días.

Por su parte, el doctor Alonso contó a Eme de mujer que el procedimiento llegó a Montevideo pero ya se realiza en ciudades de la región como Brasilia, Buenos Aires, Mendoza, Rosario, Córdoba y Santiago de Chile, así como también en Estados Unidos y Europa. Alonso sostuvo que las mujeres pueden acceder a este tratamiento por prescripción de un sexólogo, un urólogo, ginecólogo o la sola voluntad de la mujer , algo que sucede en la mayor parte de los casos.

EnglishItalianSpanish
WordPress Lightbox